Make your own free website on Tripod.com

 

Principal Introducción Historia Morelia Relevante Directorio Tunas Intregrantes Galería Enlaces Agradecimientos

 

 

Introducción

 

 

 

 La Tuna es una institución que conserva las tradiciones de los estudiantes españoles del siglo XIII. La permanencia de la Tuna hasta nuestros días se explica en el espíritu aventurero y audaz que siempre ha caracterizado a los estudiantes universitarios.

 

    En un principio (según narra la historia), se formó de aquellos estudiantes carentes de recursos que al no poder costearse su estancia en la Universidad,  recorrían fondas y mesones, llenando las noches con su romanticismo y alegría a cambio de únicamente algunas monedas y un plato de sopa (que para tal efecto siempre cargaban con cuchara y tenedor) de tal manera que se les llamó Sopistas  (Siendo este, cuhara y tenedor,  el símbolo actual de las Tunas Universitarias).

 

    Desde entonces en cualquier lúgubre noche, se escuchaba el tañir de bandurrias,  guitarras y voces entonando coplas de la época y melodías del corazón, que más de una doncella suspiraba enamorada cayendo en brazos del ser amado.

   

    Llegó a ser tan común la existencia de estos grupos, quienes con afán de aventuras escandalizaban el pacífico sueño de los pobladores y además "hurtaban" a las doncellas y alguno que otro objeto, que llegó a considerárseles delincuentes: truhanes ó tunantes. Al grado de penar con quitarles sus instrumentos y hasta azotarles. Es así que las vestimentas fueron negras como la noche (lo que les permitía pasar inadvertidos) y se cubrían con capas, igualmente negras, para calmar el frío o para ocultar la doncella en turno.

 

    No fue sino hasta el reinado de Alfonso X "El Sabio", que el espíritu estudiantil fue reconocido y se les otorgó cierto modo de protección a quienes sostenían sus estudios mediante el arte del canto y la música. Se les dotó a los estudiantes de bandas de colores bordadas con escudos: Becas, lo que los hacía  poseedores de un apoyo económico para hacer menos pesada su estancia en la Institución, colocándose en el pecho en forma de V y siendo el símbolo distintivo de estudiante pobre y de la Universidad a la que pertenecían.

 

    Así fueron transcurriendo los años, uno tras otro como notas de un cantar, poco a poco todo fue cambiando, la vestimenta, el arte, los gobiernos, etc., pero aquella Institución establecida tiempo atrás por los sopistas se mantuvo, siendo el modo de vida de muchos estudiantes universitarios, quienes para formar parte de ésta debían pasar por un periodo de aprendizaje tan extenuante y apremiante, como la más difícil ciencia expuesta en las clases. Es así que los que querían ingresar se convertían en escuderos (quizá "sirvientes") a cambio de aprender este arte, convirtiéndose así, por motivo de su inexperiencia, en el objeto de bromas tan extrañas como divertidas, que los integrantes del grupo tenían a bien imponerles. Al final de este aprendizaje, tras haber sido satisfactorio, se les consideraba como parte del grupo de los antiguos.

 

    Fue tal la atracción a la Tuna (como ahora conocemos a esa Institución), que los estudiantes ya no estudiaban. Dejaban de lado los libros, dedicándose casi exclusivamente a la aventura que significaba pasear por las noches conquistando mozuelas.

 

    Actualmente, la Tuna quizás ya no sea el modo de supervivencia de los estudiantes que la integran, pero sí es el sitio donde los individuos de espíritu bohemio encuentran cabida. La Tuna mantiene vivas  todas sus tradiciones: El gustar de la música, la buena comida y bebida (en exceso), las mujeres (también en exceso) y el recorrer los restaurantes y plazas compartiendo su arte a cambio de unas monedas.